Buscar

¿Cuál es la temperatura ideal para dormir?





¡Qué importante es este tema! Y quizás, no es lo primero en lo que nos preocupamos cuando nuestros hijos (o nosotros mismos) no dormimos bien.

Hay mucha información, espero poder resumir aquí la mayor cantidad de sugerencias y tips que hemos aprendido en el camino. Y es que en nuestro caso, esto fue clave para resolver el mal sueño de nuestros hijos.


La temperatura ideal para dormir depende de la edad, esta sería la recomendación:

Bebés y niños: 18ºC - 21ºC

Adultos: 15ºC - 22ºC

Adultos mayores: 19ºC - 21ºC


Cumplir con esto es tan importante que a veces puede ser la causa por la que tus hijos no duermen bien (o una de ellas).


¿Por qué al dormir la temperatura de la habitación debe ser más baja que durante el día?


Nuestra temperatura corporal varía durante el día, cuando llega la hora de dormir comienza a descender, esto es muy necesario para inducir el sueño y mantenerlo estable.

En la primera etapa del sueño, la temperatura corporal sigue bajando. Luego, en la etapa de sueño REM se reduce el control de la termoregulación, por lo que la temperatura ambiental afecta más a la temperatura corporal. Si no es la correcta, le exige al cuerpo un sobre esfuerzo y con ello perjudica la calidad del sueño y el descanso.


También se dice que la melatonina es liberada cuando el cuerpo, además de percibir menos luz, percibe unos grados menos de temperatura. Es importante a la hora de irse a dormir que la habitación donde dormiremos esté más fresca que el lugar donde normalmente nos movemos.


Sugerencias o tips a tener en cuenta:


  1. Use un termómetro confiable para comprobar la temperatura regularmente y de forma objetiva.

  2. Cada persona tiene su propia temperatura corporal, pero existe este rango de temperatura más apropiada para un descanso perfecto (una vez sepas cómo es tu bebé, puedes modificar su forma de vestir según sea más o menos acalorado).

  3. No abrigar a tu bebé en exceso para dormir: como es lógico, queremos evitar que el bebé pase frío. Pero a veces pecamos en exceso y lo cubrimos demasiado. Abrigarlo más de lo necesario está relacionado con un mayor riesgo de muerte súbita al generar un sobre calentamiento.

  4. Si tu bebé es de los que se destapan por la noche, puedes usar un saco de dormir o un pijama más gordito.

  5. Prefiere siempre telas naturales, tanto para invierno como verano, nos ayuda a regular y conservar mejor la temperatura.

Espero esta información te ayude a tener un mejor dormir, tanto para ti como para tu familia!

161 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo