Buscar
  • Crescente

¿Cómo debe ser una cuna para que sea segura?



¡No se trata solo de diseño! las cunas deben cumplir ciertas normas de seguridad que si bien no en todo los países se exige, es importante que como consumidores se consideren pues las cunas son una parte importante donde pasan nuestros hijos, siendo el lugar donde mayor tiempo pasan sin supervisión por lo que sea segura es fundamental para evitar caídas y asfixias.

Para la cuna propiamente tal, existe una norma europea de seguridad que regula las características de las cunas, las cuales deben respetar una serie de requisitos.

Estas normas son las siguientes:

– UNE-EN 716-1:2008 (+A1:2013)

– UNE-EN 716-2:2008 (A1:2013)

Pero muchas veces las cunas son heredadas, y no tienen homologación de las normas. Por ello es importante que te fijes que cumpla los siguientes puntos para verificar que sea segura.

Aspectos a tener en cuenta cuando escoja la cuna:


1. Distancia entre los barrotes: la distancia no debe ser ni muy pequeña (donde quede atrapado un dedo) ni muy grande (donde entre la cabeza o el cuerpo). La distancia correcta es entre los 4,5 y los 6,5cm.


2. Materiales: Si bien parece obvio, los materiales no deben ser tóxicos. Pues si o sí los niños chuparán o morderán la cuna y de lo contrario, el uso de sustancias no adecuadas podría ser peligroso para su seguridad.

3. Barreras: Si tiene un lateral/barrera abatible verticalmente, se debe fijar fuertemente cuando no tenga que moverse, para que sólo el adulto que está a su cuidado sea capaz de bajarla y subirla. Aunque son aconsejables las cunas con barandas fijas, ya que las barandas rebatibles o que descienden pueden presentar peligros innecesarios para el bebé.


4. Formas de la cuna: Todas las esquinas y formas de la cuna deben ser redondeadas, sin aristas afiladas o astillables (si es una cuna de madera). Asimismo, los tornillos y piezas que unen las distintas partes de la cuna deben quedar bien ajustadas y no disponer de salientes o bordes afilados que puedan originar rasguños. Esto debe ser válido tanto para cuando el bebé duerme o está dentro de la cuna, como cuando gatea o camina fuera de ella.


5. La altura interna (es decir, desde el punto más profundo de la cuna, la base del colchón, hasta el punto más alto de la baranda) debe ser de 60cm mínimo en la versión de la cuna donde el colchón queda en la parte más baja y de 30cm máximo en la posición más alta (cuando se ocupa con bebés pequeños).


6. El colchón tiene que ser adecuado: De este modo quedará bien ajustado y no habrá huecos donde el bebé pueda quedar atrapado de algún modo. Entre el colchón y los bordes de la cuna no debe haber un hueco de más de 2cm por cada lado. El colchón debe ser duro, evitando así que el bebé se hunda en él, resistente y transpirable.

7. Si tiene ruedas, que puedan bloquearse (al menos deberían poder bloquearse dos).

8. El ancho mínimo de la cuna debe ser 60 cm y que sea al menos 20 cm más larga que el niño.

Ojo con los “extras”

(quitar almohadas, peluches)


- No debe tener protecciones ni chichonera. Hasta ahora se utilizaban para que el niño no se hiciera daño, pero cabe la posibilidad de que se acerque demasiado a ellas y no pueda respirar bien o quede atascado.


- No debe haber cojines, ni peluches, ni ropa de cama suelta.


- No es recomendable el uso de almohada para dormir en bebés de menos de 2 años por riesgo de asfixia. A partir de esta edad puede utilizarse una muy plana.


- Prefiera siempre tejidos naturales que permitan “respirar” la piel del bebé. Los tejidos sintéticos entregan calor, pero no permiten liberarlo lo que puede provocar un sobrecalentamiento. Además de ser más propensos a desencadenar alergias, pruritos e inclusive asmas.


- Prefiera el uso de mantas tejidas (que permiten la circulación del aire en caso que el bebé se lo lleve a la cara) o de sacos de dormir. Recuerde que los sacos de dormir deben ser sin mangas al dormir para que el aire circule.


- No deje el babero ni el porta chupete puesto, ya que sus tiras son peligrosas para el bebé.

Recuerda:


1. Cuando el bebé se ponga de pie deberemos alejar la cuna de ventanas, sofás o camas para evitar que pueda utilizarlos como ayuda para salir.


2. Cuando el bebé ya puede sentarse o encaramarse (alrededor de los 6m), es importante bajar el colchón o pasarlo a una cuna más grande cuando se trate de una mini cuna, moisés o cuna colecho, para evitar caídas desde la misma.

3. Mantener alejada la cuna de cuerdas, correas, cables, y cualquier artefacto que pueda agarrar el niño con el que pueda hacerse daño (ojo especial con los cables de los monitores, deben quedar suficientemente lejos del bebé, preferir monitores inalámbricos)

4. Colocar la cuna en un espacio lejos de fuentes de calor o frío excesivos, así como de la ventana, evitando la exposición a corrientes de aire.


5. No debe situarse bajo cuadros o estanterías ni nada que pueda caer sobre la cuna (sobretodo en un país sísmico, como lo es Chile)

456 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo